jueves, 26 de marzo de 2015

TORRIJAS



Hoy le han dado las notas a mi pequeñín, eso significa que ya empiezan las vacaciones de Semana Santa y en mi recuerdo está ese olor a torrijas que hacia mi madre. Como ahora está con eso de cuidarse a su edad por eso del colesterol, si quiero comerlas me toca hacerlas a mí. Yo quería empezar la tradición con mi hijo, pero como todo aquello que se salga de su círculo de comidas ni lo mira, menos mal que mi marido es muy agradecido y ya le hacen chiribitas los ojos con la idea de comer torrijas.
En fin, que aquí os dejo la receta. Seguramente los que las hagáis tendréis vuestro modo de hacerlas, yo he hecho las básicas, ya sabéis, para no complicarme en la cocina.

INGREDIENTES

Pan del día anterior
Leche
Esencia de vainilla
Huevo batido
Azúcar y canela

ELABORACION

Cortamos el pan en rebanadas no muy finas que luego se nos deshacen. Ponemos a calentar en una sartén aceite, como dos dedos de alto. En un plato hondo mezclamos la leche con dos cucharaditas de café de esencia de vainilla. Las rebanadas de pan las pasamos por la mezcla de la leche un par de vueltas con cuidado de no empaparlas mucho para que no se nos rompan. Después las pasamos por huevo y con el aceite muy caliente, (esto es importante porque si no las torrijas se empaparán mucho de aceite), las freímos hasta que las veamos tostaditas. Las dejamos enfriar sobre un plato con papel absorbente y para darle el toque final las pasamos por una mezcla de azúcar y canela. Están riquísimas!!!!
Espero que os animéis a probarlas.

1 comentario: