lunes, 8 de junio de 2015

OASIS MINI HOLLYWOOD

Este fin de semana hemos estado de excursión en Oasis Mini Hollywood, un parque temático en la provincia de Almería. Si a tus peques les gustan los vaqueros, este es el sitio perfecto para traerlos. Como todo parque de atracciones, tenemos que tener en cuenta una serie de recomendaciones, sobre todo si vamos con niños pequeños.
El parque está abierto desde abril hasta octubre todos los días, el resto del año solo los fines de semana. La época perfecta para ir es a finales de mayo o primeros de junio, porque no hace mucho calor, no hay mucha gente y además podréis disfrutar de la piscina sin aglomeraciones.
La entrada de adulto son unos 22,50 euros y la de niño 12,50 euros, pero encontrareis descuentos para pensionistas, familias numerosas y grupos. Los niños menores de 3 años no pagan entrada.
Yo os recomiendo que empecéis el recorrido por la zona del zoo, no es muy grande, pero con los niños se hace muy pesado, lo bueno es que hay una parte que podéis hacer con un tren que os lleva por la zona alta del zoo. Una cosa que me gustó es que había fuentes repartidas por el parque, lo que permitía refrescar las cabezas de los niños. Tengo que decir que yo no soy muy partidaria de ver a los animales encerrados, por eso no llevo a mi hijo al circo de animales, pero estaban bien cuidados aunque vivían en sitios muy pequeños para mi gusto.
Los espectáculos no son nada del otro mundo, pero están entretenidos.Nosotros vimos el pase de la tarde, que ya estás más cansado. El baile del can can está bien para los mayores, pero mi hijo de 5 años, evidentemente no entendía el sarcasmo del presentador y el baile le aburrió, pero como en todo, hay gustos como colores. El espectáculo de los vaqueros tampoco es que fuera espectacular, sobre todo cuando has visto el de otros parques temáticos. Pero si lo vemos con los ojos de un niño, ya es otra historia, le encantó, y al fin y al cabo, fuimos para que él disfrutara.
La parte del poblado si nos gustó mucho. Está bastante logrado, aunque si vais con carritos de bebé, prepararos, porque al ser todo de arena, se os hunden las ruedas. Hay un museo del cine y de coches muy chulo.Si tengo que poner una pega al poblado es que la tienda de las fotos me parece excesivamente cara, si te quieres hacer una foto disfrazado te cobran 10 euros por persona.
Lo mejor de todo fue la amabilidad de los empleados, siempre dispuestos a ayudarte. Los vaqueros súper encantadores con los niños, te dejan subirles en los caballos y los carros.
A la hora de la comida tienes varias opciones donde comer, pero como en todos estos sitios, te pegan un sablazo. Las máquinas de refrescos son caras y junto a la piscina tienen una máquina de granizados a 3,50 euros, aunque están muy ricos. Yo os recomiendo que os llevéis vuestra propia comida. Tienen acondicionada una zona de picnic con mucha sombra y un parque infantil. Nosotros llevábamos bocadillos, pero había gente muy preparada con neveras.
La piscina es estupenda, nosotros fuimos después de comer y como no había mucha gente en el parque, se estaba muy a gusto. Tienen hamacas gratuitas y aunque no hay mucha sombra, siempre encuentras alguna. La parte de los toboganes no la pudimos ver abierta porque aún estaban llenando la piscina, pero tenía muy buena pinta.
Tengo que destacar la limpieza del parque, yo soy un poco exigente con estas cosas y he de decir que lo tenían muy acondicionado.

Espero que os haya servido mi crónica del día de excursión y si alguna vez venís por Almería os paséis por el parque.

domingo, 7 de junio de 2015

CUMPLEAÑOS DE VAQUEROS

Por las noches veo a mi pequeño dormir tranquilo en su cama y me doy cuenta que ya no tengo un bebé, que aquella personita ha crecido, que piensa por sí misma, tiene sus propios gustos y aunque aún tiene un poco de “ mamitis”, ya no me busca para dormir por las noches.
Me resignaré y aceptaré que ya ha cumplido 5 años. Lo que no puede faltar es una buena fiesta de cumpleaños y es que eso nos hace ilusión a todas las edades. La de éste año tenía temática de vaqueros, 
y nos pusimos manos a la obra con los preparativos. Ya sabéis que lo hago todo versión Low Cost, así que mi cuñada recopiló todos los cartones que se iba encontrando para hacer la decoración.Lo primero fue hacer las invitaciones, navegando por internet encontráis muchas ideas y a mi me gustó ésta, que hicimos con cartulinas.

Cada año voy aprendiendo de los errores y aquello que falló en cumpleaños anteriores lo cambio por otras cosas. La comida por ejemplo, las mesas dulces están muy bien, pero reconozcámoslo, los niños apenas comen en los cumpleaños. Así que este año he suprimido los cupcakes, porque el año pasado se me estropearon con el calor y al final tenían muy mala pinta. He puesto más salado para los padres. Aquí os dejo algunas fotos para que veáis los detalles de la mesa.

















                                                                                 






















Para la decoración de la mesa hicimos unos cactus de cartón muy divertidos, y una guirnalda con cartón.




















 Hicimos un poblado vaquero e indio, con un tipi, un tótem, un salón y una cárcel del oeste y para que se sentaran a la hora de la tarta, pusimos unas mantas de estilo vaquero en el suelo.



Quisimos hacer un photocall para que además de los peques, las mamás no se aburrieran y se hicieran fotos divertidas. Con goma eva hicimos gafas, bigotes y labios. Compré en las tiendas de chinos al por mayor pistolas de juguete y con fieltro hice diademas de indios, que fue lo que más éxito tuvo.

                        



Ya os conté que en mi pueblo dejan un colegio antiguo que ya no se usa, para celebrar cumpleaños y talleres,GRATIS, algo muy importante para no gastar mucho dinero. Así que teníamos que inventar juegos para suplir el típico hinchable. Te das cuenta que los niños se divierten con cosas súper sencillas y que con su ilusión hacen que todo lo que inventes sea muy fácil. Para los juegos en el patio compré unos sacos en Bricodeport a muy buen precio, por apenas 3 euros compré unos 12 sacos. Dieron mucho de sí los sacos, porque a los niños les parecía tan divertido que perdí la cuenta del número de carreras de sacos que hicieron. Con los tubos de cartón del papel higiénico hicimos otro juego de tirar las bolas.
Y para finalizar no hay fiesta de cumpleaños sin tarta y sin piñata.
La tarta figuraba ser un fuerte vaquero, así que con barquillos  y figuritas de indios y vaqueros quedó muy resultona.

La piñata era muy, pero que muy casera,con cartones hicimos la forma de una bota, y aunque como siempre en mi cabeza quedaba mejor, hizo su función perfectamente.
Espero que os guste y os haya dado ideas para vuestros cumpleaños.